14/07/2020

 

En los últimos meses, la mascarilla ha pasado a formar parte importante de nuestras vidas, de nuestros momentos más importantes, y todo apunta a que seguirá siendo así por un largo tiempo. Desde la última semana, Cataluña, Extremadura, Baleares, Andalucía, Aragón, la Rioja, Asturias…la mayor parte de Comunidades Autónomas de España han decidido o ultiman la regulación de estos sistemas de protección, pasando a ser obligatorios en todos los espacios públicos abiertos o cerrados, aún cuando se pueda mantener la distancia social.
¿Se sumará Galicia pronto a estas medidas con mayor restricción? Es posible que la Xunta de Galicia endurezca mucho más la atención a las mascarillas, a juzgar por los nuevos rebrotes.
Llegados a este punto, es imprescindible realizar una autoreflexión y pensar en nuestro día a día, ¿creemos que las mascarillas solo son un objeto expresamente creado e implantado para fastidiarnos, para darnos calor y molestias o para quitarnos el aire? ¿Creemos absurdo utilizarlas en ciertos momentos puntuales ya que pensamos que tenemos la total certeza de que la distancia de seguridad es suficiente?
En una época en la que los servicios sanitarios aún funcionan a medio gas y en la que algunos de nosotros aún tenemos miedo o aprensión por acercarnos a una consulta con nuestros profesionales médicos, reunirnos con nuestros vecinos o amigos o a, simplemente, salir a la calle, la realidad es que la mascarilla es una herramienta vital (y cuando decimos vital lo decimos con todo el sentido de la palabra) para la vida, la convivencia y la seguridad ciudadanas. Usada correctamente, es tremendamente efectiva y confiable. Por eso, debemos concienciarnos no solo de la importancia de su uso, sino también de su conservación y de su tratamiento como residuo.
Os dejamos este recordatorio visual para que lo tengáis muy en cuenta y para que seáis tremendamente pesados con vuestros conocidos y personas más cercanas, porque es el momento de adaptarnos y protegernos, por ellos y por nosotros.
La asociación sigue su labor de reparto de mascarillas, no nos detenemos!!
__
Nos últimos meses, a máscara pasou a formar parte importante das nosas vidas, dos nosos momentos máis importantes, e todo apunta a que seguirá sendo así por un longo tempo. Desde a última semana, Cataluña, Estremadura, Baleares, Andalucía, Aragón, a Rioxa, Asturias…a maior parte de Comunidades Autónomas de España decidiron ou ultiman a regulación destes sistemas de protección, pasando a ser obrigatorios en todos os espazos públicos abertos ou pechados, aínda cando se poida manter a distancia social.
Sumarase Galicia pronto a estas medidas con maior restrición? É posible que a Xunta de Galicia endureza moito máis a atención ás máscaras, a xulgar polos novos rebrotes. Chegados a este punto, é imprescindible realizar unha autoreflexión e pensar no noso día a día, cremos que as máscaras só son un obxecto expresamente creado e implantado para amolarnos, para darnos calor e molestias ou para quitarnos o aire? Cremos absurdo utilizalas en certos momentos puntuais xa que pensamos que temos a total certeza de que a distancia de seguridade é suficiente?
Nunha época na que os servizos sanitarios aínda funcionan a medio gas e na que algúns de nós aínda temos medo ou aprensión por achegarnos a unha consulta cos nosos profesionais médicos, reunirnos cos nosos veciños ou amigos ou a, simplemente, saír á rúa, a realidade é que a máscara é unha ferramenta vital (e cando dicimos vital dicímolo con todo o sentido da palabra) para a vida, a convivencia e a seguridade cidadás. Usada correctamente, é tremendamente efectiva e confiable. Por iso, debemos concienciarnos non só da importancia do seu uso, senón tamén da súa conservación e do seu tratamento como residuo.
Deixámosvos este recordatorio visual para que o teñades moi en conta e para que sexades tremendamente pesados cos vosos coñecidos e persoas máis próximas, porque é o momento de adaptarnos e protexernos, por eles e por nós.
A asociación segue o seu labor de repartición de máscaras, non nos detemos!!